Los demonios de la noche «El fantasma y la oscuridad» (Crítica)

Los demonios de la noche (Crítica basada en hechos reales)

«Hay un dicho propio de boxeo, todo el mundo tiene un plan hasta que le han tumbado y amigo mío, si le han tumbado, que se levante, depende de usted».

Charles Remington (Michael Douglas)
Título original: El fantasma y la oscuridad – los demonios de la noche – Garras – The Ghost and the Darkness
Año: 1996
País: Kenia, Estados Unidos
Director: Stephen Hopkins
Música Jerry Goldsmith
Reparto: Val Kilmer, Michael Douglas, Tom Wilkinson, Bernard Hill, John Kani, Brian McCardie, Emily Mortimer.
Género: Aventuras, terror.
Sinopsis: Hacia finales de 1890, la llegada del ingeniero John Patterson (Val Kilmer) a tierras africanas acelera la construcción del ferrocaril. Cuando parece que las obras van viento en popa, hacen acto de presencia el fantasma y la oscuridad, dos leones devoradores de hombres. Entonces Paterson y Remington (Michael Douglas) deberán unirse para poder acabar con ellos.

Los demonios de la noche Crítica

Los demonios de la noche nos cuenta la historia real de John Patterson intentando construir un ferrocarril que cruzaría a Kenia mientras dos leones asesinos van devorando sin piedad a todos los peones de construcción.

El fantasma y la oscuridad tiene su toque terrorífico y misterioso, ya que los leones, a parte de atacar con sus garras y de devorar a las personas, se las llevaban y guardaban sus huesos en una cueva, un comportamiento muy extraño para un león.

Pero sobretodo, no hay que olvidar, que es una historia real y que esos leones existieron.

En «Garras» realmente no le encuentro ningún aspecto negativo, es por eso que no me canso de verla.

Los actores cumplen perfectamente en sus interpretaciones, especialmente Michael Douglas, que en el momento que aparece le da un nuevo aire positivo a la trama.

Me encanta como trabaja, las caras que pone, los gestos, la mirada… magnífico.

Y luego Val Kilmer, que también actúa muy bien, desempeña su papel notablemente.

Los demonios de la noche
Michael Douglas y Val Kilmer

En cuanto a los leones, las escenas en las que salen hechos digitalmente, para el tiempo que tiene la película (1996) están muy logrados y bien hechos.

Pero realmente, hay pocas de esas escenas, la mayoría son escenas de leones hechos por el mismo equipo artístico.

El argumento, aunque no es igual al auténtico caso de «Los devoradores de Tsavo» o «Devoradores de hombres«, no desentona porque el tema importante de la película es que dos leones empiezan a comerse a los habitantes de Tsavo y a partir de ahí se puede contar o modificar como quieras el guión para que la película tenga un tono u otro.

Stephen Hopkins, en este caso, hizo una película con un ritmo creciente y  para nada aburrido el cual  poco a poco nos va transmitiendo el terror que están sufriendo las personas cada noche.

Realmente, en ningún momento de la película te sientes seguro y confiado y la fotografía, los escenarios, los paisajes y el ambiente son impecables y bellos.

Es uno de los puntos fuertes del film «The ghost and the darkness» pero realmente la cualidad que más destaco es la banda sonora.

Jerry Goldsmith nos brindó en el tema musical una gran pieza que le da un empuje de calidad a la película.

Todos los temas usados a lo largo del metraje son a cada cual mejor.

El fantasma y la oscuridad historia real

Antes de terminar con la conclusión me gustaría informaros sobre el caso real (sacado de fuentes de internet) el cual puede que os interese:

Sabemos todo esto gracias al libro que escribió John Henry Patterson titulado «Los devoradores de hombres de Tsavo» y en el cual se basa la película.

En el 1898, el Imperio Británico construía un ferrocarril en Kenia, en el cual el teniente coronel John Henry Patterson asumió el puesto de ingeniero en la construcción.

Llegaron obreros de todas partes para completar en plazos la faraónica obra, pero había 2 invitados inesperados, dos leones, que, a pesar de ser jóvenes, eran enormes y sembraron el terror entre los peones del ferrocarril.

Mataron infinidad de personas en sus incursiones nocturnas, incluso llegaron a impulsar motines entre los aterrorizados peones que caían como ganado.

Los demonios de la noche
Imagen de la construcción del ferrocarril en Kenia

El ingeniero jefe, el Teniente Coronel Patterson se puso manos a la obra para darles caza, tarea que le llevaría nueve meses y que fueron una auténtica pesadilla para los peones de la obra.

Patterson colocó trampas y trató varias veces de emboscar a los fríos demonios de la noche (los leones) trepando de árbol en árbol durante la noche.

Después de repetidos esfuerzos infructuosos, finalmente disparó contra el primer león el 9 de diciembre de 1898.

Tres semanas más tarde, la segunda bestia fue encontrada y muerta.

Patterson escribió en su bitácora que el primer león fue herido con la bala de un Martini-Enfield calibre 303.

Este disparo, hirió al león en los cuartos traseros y aún así consiguió escapar.

El león regresó por la noche y comenzó a perseguir Patterson, incluso cuando éste trataba de cazarlo.

Al final, le disparó varias veces y por la mañana le siguió el rastro, encontrándolo muerto.

En total, el león tenía 5 heridas de bala.

En cuanto al segundo león, este, recibió otros cinco disparos y se las arregló para levantarse y contraatacar aún en tan severas condiciones, por lo cual le disparó dos veces más con una carabina Martini-Henry, una vez en el pecho y otra en la cabeza, pudiendo matarlo sólo entonces.

Patterson afirmó que el depredador murió royendo la rama de un árbol caído, tratando de alcanzarlo.

Después de dos décadas y media como alfombras de piso en la casa de Patterson, las pieles de los leones fueron vendidas al Museo Field de Chicago en 1924 por una suma de 5.000 dólares estadounidenses.

Los leones llegaron al museo en muy malas condiciones, por lo que fueron reconstruidos y ahora están en exposición permanente junto a sus cráneos originales.

Aquí os dejamos una foto de los dos leones originales:

Los demonios de la noche
Leones originales en el museo (foto de archivo)

Los leones ya montados son menores a las monstruosas medidas que Patterson informó, ya sea porque él exageró su tamaño o porque habían sido recortados para convertirlos en alfombras.

Después de tantos años, rigurosos estudios demostraron que según los restos humanos hallados en la cueva que servía de refugio a la pareja de leones, los muertos ascendieron a 75 y no a 175 como aseguraba Patterson, y que «sólo» fueron realmente devorados 35, de los cuales el ejemplar de la imagen, devoró a 24.

¿Cuáles son las posibles causas de que solo quisieran comer hombres?

  • Un brote de peste bovina en 1898 diezmó las presas habituales de los leones, forzándolos a buscar fuentes alternativas de alimento.
  • Los leones pueden haberse acostumbrado a ingerir los cadáveres humanos que encontraban cruzando el río Tsavo. Caravanas de esclavos con destino a Zanzíbar atravesaban habitualmente el río.
  • Las cremaciones apresuradas de los trabajadores hindúes, atrajeron a los leones con el olor.

Un argumento alternativo indica que el primer león tenía un diente seriamente dañado, lo que habría puesto en peligro su capacidad para matar a las presas naturales y decidiera comer personas.

Conclusión El fantasma y la oscuridad

En conclusión, Los demonios de la noche la considero una película bastante buena, con un buen reparto, una banda sonora impresionante, una historia aterradora sobre todo sabiendo que es real, una buena dirección, fotografía y escenarios (paisajes) dignos de una película de safaris de África.

Realmente no le encuentro ningún defecto dentro del género de aventuras, incluso de terror y es por eso que es muy recomendable.

Le damos un 7/10, una película que une el suspense con la acción y el terror, entretiene y además aprendes, todo eso unido a los bellos paisajes africanos.

Nota, calificación de la película
Nos gustó, te gustará

Banda sonora Los demonios de la noche (BSO)

Como ya he comentado, la Banda Sonora de Jerry Goldsmith se adapta perfectamente al ambiente africano de la película, con música adaptada con una combinación de música africana y orquesta.

Que se entremezcla entre el suspense, la acción y la calma.

Música Africana

«Verás, te pasan un montón de cosas en la vida y cuando pasan dices, oh sí, este recuerdo perdurará, seguro, jamás olvidaré este amanecer, esta cacería, esta pasión y luego desaparece. Espero que este momento se quede aquí».

5/5 - (7 votos)

2 comentarios en «Los demonios de la noche «El fantasma y la oscuridad» (Crítica)»

  1. Gran crítica, me apetece ver esta película, era una adolescente cuando vi el póster y siempre me llamo la atención, además, Val Kilmer estaba guapísimo en aquella época, se antoja una peli interesante.

    Responder
  2. Buena crítica, la película me gustó bastante ya solo por los actores que aparecen, ver a Michael Douglas y Val Kilmer de jóvenes enfrascados en un buen guion se agradece.

    Responder

Deja un comentario