Tener y no tener (1944) Crítica

Tener y no tener (Crítica)

– Si alquilara un coche y lo tirara por un acantilado también tendría que pagarlo.

– No si él estuviera dentro.

Título original: Tener y no tener – To have and have not
Año: 1944
País: Estados Unidos
Director: Howard Hawks
Música: William Lava y Franz Waxman.
Reparto: Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Walter Brennan, Hoagy Carmichael, Macel Dalio y Dolores Moran.
Género: Romace, thriller, Cine clásico.
Sinopsis: Verano de 1940, Harry Morgan «Steve» y Eddie se encuentran en la isla francesa de Martinica cuando la segunda guerra mundial estalla.
Por una serie de circunstancias, los dos se verán obligados a ayudar a la Resistencia francesa.

“Tener y no tener” es una película adaptada de manera adecuada a la situación política de la época en que se creó la novela de “Ernest Hemingway”.

El guion, es una mezcla perfecta de intriga, humor y romance, realizado por William Faulkner ganador ni más ni menos del Premio Nobel de Literatura en 1949.

Tener y no tener análisis y curiosidades

Analogías con Casablanca

La película tiene muchas analogías con la mítica “Casablanca (1942)” de Michael Curtiz, la cual yo la considero su “hermano mayor”.

En primer lugar, la acción de ambas se desarrolla en la Segunda Guerra Mundial y casualmente en un sitio aparentemente exótico.

En “Casablanca” se encontraban en un café y aquí en un hotel.

En ambos sitios tenemos presente la figura de un pianista animando las veladas nocturnas.

Y además, el personaje de Humphrey Bogart, sigue la misma línea de antihéroe, tipo duro, con diálogos ocurrentes, sin remordimientos y bastante reacio a la causa anti-nazi a la que nos tiene acostumbrado.

Pero al final, lo veremos ayudándoles, mostrándonos así que tiene su “corazoncito”, eso sí, sin cambiar de rostro.

Humphrey Bogart en Casablanca
Humphrey Bogart en Casablanca

«Tener y no tener» la novela de Ernest Hemingway

El origen de la película nace de una broma entre Ernest Hemingway y Howard Hawks.

El director le dijo que él sería capaz de hacer una gran película incluso de su peor novela.

Hemingway, aceptó el reto de Hawks y dijo que ese era su peor libro.

Hawks, se lo tomó en serio y demostró que no era un farol, aunque cambió parte de la historia (como el final) y a parte de Hemingway contó también con el premio Nobel, William Faulkner, para producir el guion.

Romance entre Humphrey Bogart y Lauren Bacall

En aquella época el matrimonio entre Humphrey y Lauren fue muy comentado por la gran diferencia de edad entre ellos.

Bogart se casó 4 veces y su última mujer fue precisamente Lauren, él tenía 45 años y ella 19, es decir, se llevaban 26 años de diferencia.

También es cierto, que en aquel tiempo, no era extraño ver este tipo de relaciones, cuando el hombre tenía fama y dinero.

Ambos, formaron una idílica pareja que duró 13 años hasta, que Bogart murió trágicamente debido a un cáncer de esófago.

Lauren Bacall, después de realizar “Tener y no tener”, se quedó con el sobrenombre, que siempre le acompañaría, de “La flaca”, ya que es el apodo que le decía “Bogart” en la película.

Risas entre Lauren Bacall y Humphrey Bogart
Un amor duradero

También se quedó con su frase mítica: “Si me necesitas silba”, dicha en cierto momento de la película a Bogart y que se lo llevaría a su tumba, en la que se cuenta, que le depositó un “silbato de plata”.

Por lo que se intuye, que se procesaban un amor muy grande y verdadero.

Diálogos

Lo más reseñable, es el gran puñado de escenas memorables, sobretodo, aquellas protagonizadas por «Humphrey Bogart” y “Lauren Bacall”, que justamente se casaron al año siguiente.

Sin duda, en la película, se nota una química tanto en las miradas como en los gestos y se puede palpar la tensión sexual del momento.

Claramente, eso el espectador lo nota y es por eso, que en los momentos que están juntos ya no importa tanto los diálogos sino la credibilidad y realismo con que lo dicen.

Si me necesitas, silba.

– Lo siento Flaca, pero sigo diciendo que eres genial. – Bogart

– Oh, perdona. Olvide que no quieres aceptar nada de nadie. – Lauren.

– Eso, es.

– Sabes Steve, no eres difícil de comprender, solo a veces, pero en otras sé exactamente lo que vas a decir, casi siempre. Las otras veces, las otras veces, eres como una púa. – Y le besa.

– ¿Por qué has hecho eso?

– No estaba segura de sí me gustas.

– ¿Cuál es el veredicto?

– Todavía no lo sé. – Le vuelve a besar.

– Ayúdame, seguro que no cambiarás de opinión sobre esto.

– Ajam.

– Esto me pertenece y también mis labios, no veo la diferencia.

– Yo sí.

– De acuerdo.

– Sabes que conmigo no tienes que fingir, Steve, no tienes que decir nada y no tienes que hacer nada, nada en absoluto o tal vez solo silbar. ¿Sabes cómo hacerlo, verdad Steve?, tienes que juntar los labios y soplar.

Un diálogo, simplemente genial.

Hay que tener en cuenta que “Lauren Bacall” tenía tan solo 19 años y esta era su primera aparición en pantalla.

Indiscutiblemente, sorprendió a todos con su portentoso descaro y por esa belleza felina que tanto le caracterizaba.

Aparte de ellos dos, tenemos también al amigo borracho que va preguntando a todo el mundo si alguna vez les ha picado una abeja muerta.

Solo “la flaca” le da la respuesta correcta, cuando le dicen que tiene buena memoria para ser alcohólico y él responde: “Si el alcohol afectara a mi memoria, no bebería. ¡Olvidaría su sabor!”.

En otro ocasión, le preguntan a Bogart ¿Por qué le cuida?”, a lo que él responde: “Él cree que cuida de mi”.

De ahí podemos resumir la relación de amistad que hay entre ellos dos, bebiendo dentro del “Queen Coch”.

Steve: “Anda alrededor mío, adelante, anda alrededor mío. ¿Has encontrado algo?”
Slim: No, no Steve, no hay cuerdas que te sujeten. Todavía no”.

Crítica y Nota final

Sabiendo que es una película del director “Howard Hawk”, está claro, que uno de los puntos fuertes e importantes son los personajes y las relaciones de amistad y amor que los unen, dejando en otro plano todo ese entorno bélico en el que están envueltos.

Un aspecto muy relevante a destacar en esta obra, es mencionar la fotografía en blanco y negro de “Sid Hickox” que le da una atmósfera repleta de claroscuros, al igual que la interesante banda sonora de “Franz Waxman”.

La película se rodó 2 años después de “Casablanca” y el director se la tomó como una segunda parte de ella, por lo que hay muchas coincidencias.

A parte de todo lo dicho anteriormente, hay que destacar que el guion se iba escribiendo un día antes de cada rodaje, lo que hace que aún tenga más valor el trabajo realizado.

«Tener y no tener» no llega al nivel de «Casablanca», pero, dejando de lado las comparaciones y centrándonos solo en esta película como si no existiera ninguna más (cosa que es así como se tiene que valorar), pienso que tiene su propia personalidad, ya que nos presenta una cantidad de diálogos, que junto con estos dos actores tan puestos en el papel, hace que la película tenga un toque distintivo y único.

Tener y no tener Crítica 1944

Antes de ponerle la nota, decir, que me he dado cuenta, de que el 90% de la gente, vota, que es una película apoteósica, increíble y sublime.

Y luego nos encontramos a otros críticos, que al observar tantas críticas positivas, luego ven la película y se quedan despagados y lo explican en sus críticas.

Yo digo, que “Tener y no tener” tampoco es una película para echar cohetes, las hay mejores en el género del cine clásico, pero dejando de lado la trama de la película, si nos centramos en sus puntos fuertes como son los diálogos y las interpretaciones “Bogart-Bacall”, puedo afirmar, que es una película de sobresaliente.

Con lo que lógicamente, no se puede calificar de mala película, solo porque hayas puesto muchas expectativas en ella.

Por lo que le damos un 8 sobre 10.

Nota, calificación de la película
Te la recomiendo

Tener y no tener, es una gran película, con diálogos y momentos muy cuidados y que pasará a la historia por ser el film en el que Humprey Bogart y Lauren Bacall se enamoraron.

Tener y no tener banda sonora

La BSO de la movie tener y no tener no es particularmente reseñable, pero cumple con su función.

Yo os querido dejar con una de las canciones que canta Lauren Bacall titulada «How little we know» («Como de poco nos concemos»).

Lauren Bacall cantando

Las miradas hablan por sí solas.

Y ahora decidnos, ¿Os ha gustado el film? ¿Cuál es el momento que más destacarías de todas la película?

En los comentarios podéis dejarnos vuestras impresiones.

5/5 - (2 votos)

Deja un comentario