John Rambo IV (Crítica) Vuelta al infierno

John Rambo IV (Crítica) Vuelta al infierno

John Rambo IV Vuelta al infierno (Crítica)

«Si alguien quiere disparar es el momento. A todos nos gustaría estar lejos de este lugar, pero este es nuestro trabajo y es lo que somos, vivir por nada o morir por algo».

John Rambo (Sylvester Stallone)
Título original: John Rambo IV: Vuelta al infierno – John Rambo 4: Regreso al infierno
Año: 2008
País: Estados Unidos – Tailandia y Myanmar.
Director: Sylvester Stallone
Música: Brian Tyler
Reparto: Sylvester Stallone, Julie Benz, Matthew Marsden, Graham McTavish, Tim Kang, Rey Gallegos, Jake La Botz y Ken Howard.
Género: Acción, drama.
Sinopsis: John Rambo (Stallone) vive tranquilamente en Tailandia cazando, pesando y vendiendo cobras para subsistir en la jungla.
Un grupo de misioneros católicos se cruzará en su destino para que los guié hasta la frontera con Birmania para ayudar a los refugiados que huyen de la tortura y la guerra de su país.
Al ver la situación, Rambo no tendrá más remedio que volver a tomar partido.

John Rambo 4 Regreso al infierno Crítica

Rambo IV, es de las últimas entregas de la saga y probablemente la más desgarradora de todas.

Dirigida y escrita por el mismo Stallone, nos cuenta como el personaje de «John Rambo» vive día a día apartado del mundo moderno, dedicándose a ayudar y sobrevivir por sus propios medios. Es entonces, cuando su vida se ve perturbada y su deber le incita a marchar a la guerra de nuevo.

Sylvestre Stallone en Rambo IV
Vuelta a la guerra

En lo que respecta a la dirección, me gusta más como está dirigida esta película que «Los mercenarios», siendo ambas dirigidas por el mismo Stallone.

En esta película, logras ver mejor lo que esta pasando en las escenas de guerra, aunque la cámara se mueve rápidamente.

Realmente, un gran trabajo de dirección por parte de Stallone y su equipo técnico.

El fallo que encuentro en ambas películas es la calidad de los efectos especiales que son muy flojos, se notan mucho, especialmente en las explosiones y la sangre.

Ese punto débil es compensado por el sonido tanto en los disparos como de las explosiones de las bombas que es bastante impactante.

En el reparto, destacamos claramente a Stallone que físicamente muestra una gran diferencia respecto a la anterior entrega, Rambo III, ya que la verdad que han pasado unos cuantos años.

Aun así, se muestra firme, rápido, agresivo y con «la mirada del tigre» intacta.

Del resto de la carnaza, la mayoría de los personajes son repelentes y no hay ninguno que llegues a empatizar en plan, «que no lo maten por favor».

Sinceramente, te dan igual porque sus comportamientos son lamentables.

De todo el reparto salvaría a la chica Sarah Miller (Julie Benz), de la que me gustó bastante su interpretación en la escena final y al francotirador «Matthew Marsden».

Julie Benz en Rambo IV
Sarah Miller contemplando el horror

En cuanto a las escenas y la temática de la película hay que decir que es bastante fuerte y realista.

En una entrevista Stallone exponía que en casi todas las películas, cuando a alguien le pegan un tiro, de normal le hacen un agujerito sin más, pero él quería demostrarnos el potencial que tienen las armas cuando impactan con los seres humanos, los cuales quedan destrozados.

Es por eso, que cada vez que hay una escena de acción, los cuerpos acaban hechos trizas.

Pero la cuestión, no es el realismo de las muertes sino también el hecho de ver de que maneras y con que frialdad matan y torturan a la gente de los poblados.

Es una película que no tiene reparos en mostrarte como violan a mujeres y niños, como juegan con la gente poniéndoles bombas para que exploten, y sobre todo saber que ese tipo de situaciones existen en este planeta. No hay palabras para definir tanto dolor.

Por último, destacar la escena final donde está Rambo encima de la ladera observando como ha quedado todo, y la chica después de ver a los soldados medio muertos que han ido a rescatarla, se queda llorando mirando a Rambo en plan «Gracias por haber venido».

Pero también esa escena me da a entender, que Rambo le está mostrando a ella lo que él le dijo que iba a pasar y como es la realidad pura y dura, es decir, el horror.

El mismo horror que nos decía el General Kurtz (Marlon Brando) en Apocalypse Now:

«El horror tiene rostro. Tienes que hacerte amigo del horror. El horror y el terror moral deben ser amigos, si no lo son se convierten en enemigos terribles, en auténticos enemigos».

John Rambo 4, claramente ya está familiarizado con el horror.

En cambio ella, lo acaba de descubrir, y de ahí su derrumbe psicológico que conlleva a que termine llorando en la última escena.

Mi conclusión es que es una gran película de acción en mayúsculas, sigue la estila de Rambo pero con un guion más elaborado, que nos muestra, al igual que la mayoría de las películas bélicas, las atrocidades que se han cometido y se comenten hoy en día en nuestro mundo civilizado.

Es por que le damos un 8/10 al nuevo John Rambo IV, con más arrugas pero igual de letal que siempre.

Nota, calificación de la película
Te la recomiendo

Rambo IV Soundtrack

Por otro lado, la banda sonora es una grata sorpresa.

La verdad que el compositor «Brian Tyler», me está sorprendiendo mucho porque nos deja una o dos partituras que te mejora la escena completamente.

En «John Rambo IV» respeta la partitura original del primer Rambo Acorralado y además él aporta su trocito de banda sonora personal, y combinan genial en esta peli.

BSO Rambo 4

¿Y a ti? ¿Qué te parece el nuevo John Rambo IV? Déjanos tu crítica en los comentarios.

Un comentario en «John Rambo IV (Crítica) Vuelta al infierno»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *