La naranja mecánica Análisis Libro Crítica Película

La naranja mecánica análisis libro película

«El mero hecho, de que la policía no te haya atrapado últimamente, no significa, como tú lo sabes muy bien, que no hayas estado cometiendo algunas fechorías».

Título original: La naranja mecánica – A clockwork orange
Escritor: Anthony Burgess
Año: 1971
País: Estados Unidos y Reino Unido.
Director: Stanley Kubrick
Música: Wendy Carlos, Música Clásica.
Reparto: Malcolm McDowell, Michael Tarn, James Marcus, Warren Clarke, Patrick Magee, Adrienne Corri y Miriam Karlin.
Género: Drama, psicológica, distópica, social.
Sinopsis: Alex DeLarge es un joven adolescente al que le da igual todo, es un psicópata que se dedicará a atacar, robar, humillar o violar a quien se encuentre junto con su banda (sus drugos).
Hasta que, traicionados por estos, irá a la cárcel y se verá sometido a un macabro experimento.

Oh, hermanos míos, bienvenidos a la crítica, análisis, explicación más completa que encontrareis en cualquier web de cine y porque no decirlo también, de libros.

Porque hermanos, estaba yo tomándome unos leche-plus en el bar lácteo Korova con mis drugos mientras videaba unas débochas cuando decidí leerme el libro y volver a ver la Naranja Mecánica de Stanley Kubrick.

Y ahora, sin más dilación vamos a ponernos con ello.

La naranja mecánica Análisis

El libro se divide en tres partes y cada parte tiene siete capítulos, yo voy a dividirlo de esa forma, de todas maneras, sigue de manera cronológica los acontecimientos del film.

Alex DeLarge y sus Drugos

La primera parte, va sobre como Alex y sus drugos (amigos) hacen literalmente lo que les da la gana.

Son unos chavales despreocupados donde se creen que el mundo es suyo.

Alex es el jefe del grupo y también el integrante más joven de ellos, a su lado estarán George, Pete y El Lerdo (Dim).

En el libro, vemos como nuestros simpáticos amigos le dan una paliza a un vagabundo (porque sí).

Luego, asaltarán a un hombre mayor destrozándole todos los libros y dándole una paliza (porque pueden).

Después, robarán un coche e irán a toda velocidad, llevándose por delante a todo el/lo que se encuentren (¿Por qué no?).

Finalmente, llegarán a una casa donde ponía (HOGAR) para asaltarla, darle una paliza a su dueño y violar por turnos a su mujer (así son las cosas).

En la película, Alex hace su famoso baile imitando a Gene Kelly en “Cantando bajo la lluvia”.

La naranja mecánica Cantando bajo la lluvia

Probablemente, la escena más icónica de todo el film.

Como veis, el libro es bastante más violento y explicito que la película, por mucha que esta fuese criticada por entonces (1971) por ser demasiado violenta.

Es más, la escena donde Alex conoce a unas chicas en un local de música y se van con él a su casa a realizar sexo, no ocurrió de esa manera.

En realidad, Alex vio a unas niñas de unos 10 años de edad, las llevó a su casa, las emborrachó y luego las violó.

No es la escena de sexo desenfrenado y voluntario que se ve en la película de Kubrick.

En ese momento del libro, mi odio por Alex DeLarge ya era bastante grande.

La traición de sus druguitos

Ay hermano, pero ¿Qué pasa cuando eres demasiado autoritario?

Pues que, de normal, la gente se amotina y se vuelve en tu contra.

Alex pensó, que, enfrentándose a George y al Lerdo, rajándolos con su britba filosa (navaja) iba a hacer que lo respetarán más y le obedeciesen, pero, consiguió todo lo contrario.

La policía venía y sus amigos le cerraron la ventana por la que tenía que salir, así que fue atrapado por los militsos (policías).

En su último golpe, fueron a robar a la casa de una mujer que tenía muchos gatos, Alex entró por una ventana y acabó matando a la pobre anciana.

Dichos policías, ya se encargarían de darle una buena paliza, la verdad, es que no sentí mucha pena por él, se merecía eso y mucho más.

Ahí es cuando se te indica, que Alex tan solo tiene 15 años, cuando por sus acciones, te parecería que tenía muchos más.

Fin del primer capítulo.

«Siempre es difícil poner límites. El mundo es uno y es una la vida. La actividad más dulce y celestial participa en alguna medida de la violencia».

Su estancia en la cárcel y el Método Ludovico

La primera parte, está bastante bien rodada en la gran pantalla, hay algunos cambios, pero necesarios (no se puede hacer exactamente al libro), pero la segunda parte rodada por Kubrick, no me acabó de convencer.

En la novela, no aparece toda la parafernalia de la prisión, como el jefe gritón, donde se nota que hay una sobreactuación.

Para mí, lo más destacado en esa etapa, es lo mal que lo está pasando Alex (vive en una celda con otras seis personas más), pero al mismo tiempo, sigue siendo tan retorcido como siempre.

Solo piensa en salir de allí para volver a las andadas y no dudará en intentar manipular al Cura de la prisión para que le rebajen la condena.

clockwork orange libro
A prisión.

Su oportunidad llegará, cuando el Ministro del Inferior o Interior, presenta un nuevo método para reducir la cantidad de gente que vive agolpada en las cárceles del país.

Allí, se fijarán en Alex debido a su edad (17 años) y a su historial delictivo.

El Método Ludovico

Cuando Alex firmo todos esos papeles, no sabía aun lo que le esperaba.

El método Ludovico es una técnica psicológica que trata de modificar tu subconsciente.

Para ello, a través de substancias químicas, unidas, a horribles filmaciones, el sujeto experimenta un malestar cada vez que quiere realizar una mala acción.

Por lo que, Alex, contemplará palizas, violaciones y acciones de guerra constantemente, hasta que su subconsciente asimile que cada vez que piense en algo malo su cuerpo deberá encontrarse enfermo.

Método Ludovico empleado en la naranja mecánica
Un método muy siniestro

Además, mientras veía esas espantosas filmaciones, le ponen sus canciones preferidas de música clásica, porque, al parecer, enfatizaba las escenas, por lo que también cogerá aversión a la música de Otto Skadelig o Ludwig Van Beethoven.

Al terminar las dos semanas, Alex es un hombre nuevo (sarcasmo).

Hacen una prueba con él, provocando en él violencia y deseo sexual, pero lo único que consigue es ponerse enfermo.

Al que le da golpes, le dice de lamerle los zapatos con tal de que deje de pegarle y a la chica suntuosa a la que le gustaría hacerle el metesaca salvajemente, lo único que es capaz de hacer, es arrodillarse ante ella y ser extremadamente respetuoso, todo con tal de que se acabe ese malestar que está sintiendo.

Ah, por cierto, la escena de tortura es real, el actor Malcolm McDowell estaba siendo atendido por un oftalmólogo que le ponía colirio en los ojos para que no se le secarán.

Final de la segunda parte.

«La bondad es algo que uno elige. Cuando un hombre no puede elegir, deja de ser hombre».

Vuelta a casa, vuelta a la realidad

Al salir de prisión, Alex se convierte en un hombre famoso y el Gobierno lo utilizará para ganar las próximas elecciones.

Él, llega tranquilamente a su casa, cuando se da cuenta, de que en su habitación vive otra persona llamada Joe, que vive allí de alquilado.

Rechazado por sus padres y sin saber qué hacer, va a la biblioteca a buscar un libro que le ayude a suicidarse (menudo lince).

Allí, el hombre al que le dio una paliza tres años antes y al que le destrozo sus libros le reconocerá y junto a sus amigos le darán una tunda, mientras Alex es incapaz de defenderse (en la película es el vagabundo).

Al llegar la policía, se encontrará con una pesadilla, pues el Lerdo y su archienemigo Billyboy (en la película George) son ahora policías.

La naranja mecánica significado
Cuando te encuentras con viejos compañeros.

Estos se llevarán a Alex a un lugar apartado donde le darán otro repaso a base de golpes.

Aquí es donde te das cuenta, de que Alex está recibiendo verdaderamente su castigo por lo que hizo y que, a la sociedad, le da igual que sea un preso rehabilitado.

Vagando por ese bosque, llegará a una casa donde pone “HOGAR”, y llamará a la puerta pidiendo ayuda.

El hombre que habita en esa casa, un escritor llamado, Frank Alexander, le ayudará.

Ese escritor, será el mismo que recibió la paliza por parte de él y sus amigos, y vio como violaban a su mujer, aunque él no lo reconocerá de primeras (llevaban máscaras).

Al día siguiente, Alexander, adivinará que Alex fue uno de los que entró en su residencia tres años atrás al delatarse él mismo.

En la película, lo hacen de una manera original con la canción “I’m singing in the rain”.

«Dios prefiere al hombre que elige hacer el mal, antes que al hombre que es obligado a hacer el bien».

Explicación final la naranja mecánica

Ahora explicaré el final de la película que es distinto al del libro.

En la película, los políticos, amigos de Alexander, lo encierran en una casa y le ponen a toda pastilla “La novena sinfonía de Beethoven” para que este enloquezca, pues sabían, que debido a los experimentos del Gobierno, Alex no podría soportarlo.

La intención de este grupo es derrocar al Gobierno y usan a Alex para demostrar los métodos inhumanos de tortura que emplean.

Alex, al no poder soportarlo, decide tirarse por la ventana, pero no muere.

En el libro, aparece uno de los que le encierra y le dice que la prueba ha sido un éxito y que el Gobierno perderá las próximas elecciones.

Pero luego, aparecerá el Ministro de Interior (como en la peli) y le dirá a Alexander que ya no le harán más daño, dando entender, que el Gobierno ha matado o a encerrado a sus captores.

En esa charla, el Ministro y Alex llegan a un acuerdo, este le dará un trabajo y un salario, a cambio, Alex hablará bien del Gobierno y así es lo que sucede.

Final de la Naranja Mecánica

«Claro como el agua cristalina Fred, más claro que el azul radiante de una mañana de verano».

Alex, también vuelve a ser el de antes, debido al golpe, los efectos del método Ludovico se han esfumado.

Por eso, en la escena final, vemos como le ponen unos altavoces con la música de Beethoven y este sueña que se está zumbando a una mujer.

Este final, no gustó nada al autor del libro, Anthony Burgess, y ahora explicaré el por qué.

La naranja mecánica final alternativo (Capítulo 21)

Donde más se diferencian el libro y la película es en el final, pero esto tiene una historia interesante.

Anthony Burgess (el escritor del libro) tuvo que aceptar, que el editor suprimiese el capítulo 21 de su libro para que fuese editado, porque no le convencía ese final.

Anthony aceptó, pues el escritor británico vivía en Nueva York y apenas tenía dinero para sostenerse.

Este capítulo es fundamental, porque muestra la redención de Alex a su madurez y a querer un cambio real en su vida, cosa que en la película no se aprecia al no haber incluido este capítulo.

Burgess, quería trasmitir, que a pesar de todas las fechorías que hizo Alex (y que fueron muy graves) podía ser una persona mejor.

Y así fue, pues Alex se encontró con su antiguo amigo Pete, este estaba casado y el joven Alex que ahora tenía 18 años se encontraba vacío por toda esa ultraviolencia espuria que había practicado y que ya no le hacía feliz.

Entonces, se dio cuenta de que tenía que madurar y formar una familia, es decir, convertirse en alguien bueno para sí mismo y para la sociedad.

Novela la naranja mecánica ¿Quién la escribió?
John Anthony Burgess Wilson

También decir, que esta escena no se incluyó en el film, porque Stanley Kubrick leyó el libro sin ese capítulo, que es la versión que se vendía en Estados Unidos, a diferencia de la versión británica.

El libro que encontrareis hoy en día, en cualquier idioma, sí que contiene el capítulo final.

«La violencia acaba por aburrirlo y reconoce que, es mejor emplear la energía humana en la creación, que en la destrucción».

¿Por qué se llama la Naranja Mecánica?

Anthony Burgess, el escritor de la novela, explicó que “Clockwork Orange” o “La naranja mecánica” significa la aplicación de una moralidad mecánica a un organismo vivo que rebosa de jugo y dulzura.

Es decir, la «naranja» somos nosotros, los humanos y lo de “mecánica” viene al intento de cambiar Alex mediante técnicas psicológicas contrarias al ser humano y convertirlo en una especie de robot.

Al parecer, cogió el título de una antigua expresión inglesa que significa “ser más raro que una naranja mecánica”, que quiere decir, “Ser extraño hasta el límite de lo extraño”.

La naranja mecanica en el libro

En el libro aparece varias veces el título.

La primera vez, es en la casa del escritor a la que entran, allí Alex verá escrito en la máquina de escribir “La Naranja mecanica”.

Ese titulo se le quedaría grabado en la mente, cuando años después, al sentirse humillado por lo que le están haciendo después de haber pasado por el método Ludovico este diga:

“¿Qué soy, una naranja mecánica?”

La tercera vez, lee literalmente el libro cuando esta en casa de F. Alexander, el escritor del libro, aunque no parece entenderlo.

“Recorrí las hojas del libro, de pie, en piyama y con las nogas desnudas, pero no sentía nada de frío pues la casita estaba tibia. Yo no podía entender de qué trataba el libro. Parecía escrito en un estilo muy besuño, de Ah Ah y Oh Oh y toda esa cala, pero lo que se sacaba en limpio, era que ahora estaban convirtiendo en máquinas a todos los liudos, y que, en realidad, todos -usted y yo y él y bésame los scharros– tenían que ir creciendo de manera natural, como una fruta.

Según parece, F. Alexander pensaba que todos crecemos en lo que él llamaba el árbol del mundo y el jardín del mundo, que el mismo Bogo o Dios había plantado, y así estábamos allí, porque Bogo o Dios nos necesitaba para satisfacer el amor ardiente que tenía por nosotros, o alguna cala por el estilo. No me gustó el chumchum de todo eso, oh hermanos míos, y me pregunté hasta qué punto estaría besuño este F. Alexander, quizá porque la mujer había snufado”.

Burgess pone el título en cada capítulo, para que veamos los cambios del protagonista, ya que él es la Naranja mecanica, el humano que quieren cambiar de manera artificial.

«El ser humano está dotado de libre albedrío y puede elegir entre el bien y el mal. Si sólo puede actuar bien o sólo puede actuar mal, no será más que una naranja mecánica».

Perfil Psicológico de Alex DeLarge

Alex DeLarge es una persona sin empatía alguna y un tirano de manual.

Todos tienen que hacer lo que él diga y si no, utilizará toda la violencia necesaria para que así sea.

En la novela se explican muy bien sus pensamientos, por ejemplo, el momento en el que sus amigos cuchichean a sus espaldas, es cuando él entiende, que como líder, debe darles una lección a sus “amigos” acuchillándoles con la navaja, aunque después le sale el tiro por la culata cuando estos lo traicionan.

Además, es una persona inteligente, ya no solo porque le guste la música clásica, sino por su forma de pensar, de hablar y de manipular a la gente.

Sabe muy bien que decir y cómo actuar para salirse con la suya, el problema es, que las personas que lo conocen, saben cómo es realmente y al final, ya no se tragarán sus sucias mentiras y poco a poco irá quedándose solo.

Al final, te das cuenta, de que Alex no es tan inteligente como aparenta ser, solo es fuerte con gente más débil que él.

Análisis psicológico de Alex DeLarge en la naranja mecánica
Alex DeLarge, el cinismo en su máximo exponente

Cuando está en la cárcel, con los científicos o con los políticos es cuando notas su inferioridad y él también siente que se ríen de él.

Se siente utilizado y estúpido, y ahí es donde se da de bruces con la realidad.

Eso es lo mejor del libro, que ves todo el cambio que sufre Alex hasta su madurez.

«Lo importante es la elección moral. La maldad tiene que existir junto a la bondad para que pueda darse esa elección moral. La vida se sostiene gracias a la enconada oposición de entidades morales».

La naranja mecánica Crítica

Dejando de lado un poco el libro.

La película de Kubrick tiene cosas muy positivas.

La estética del film, tanto de decorados como de vestuarios es muy buena, Stanley ha sabido muy bien como crear esa sociedad distópica de la que se habla en el libro.

Las escenas están muy bien rodadas, tanto por los planos de cámara, como por las escenas de violencia o sexo, algo difícil de hacer en un libro que tiene momentos muy duros.

Hablando del reparto, ha sido fenomenal, pero sin el actor principal, Malcolm McDowell, no habría sido igual, hace un papel increíble, con esa sonrisa burlona y falsa que tanto le caracterizo.

Sus bailes, su manera de actuar y las muecas que pone le quedan de diez al personaje que interpreta.

Una lástima, que muchos directores lo repudiarán al haber realizado este papel porque muchos no aprobaban la violencia del film.

La naranja mecánica escenas ultraviolentas
Gran actuación

Como parte negativa, diré que me ha parecido algo aburrida en algunos momentos, especialmente los momentos de la cárcel.

Muchas veces se vuelve tedioso y no tiene el mismo frenesí que el libro.

Sobre el final de la película, no soy tan purista, a mí me ha gustado también ese final, más oscuro, en realidad, que haya dos finales hace que el film se vuelva más interesante para mí.

Al final, valorando la obra en su conjunto, tiene que decidir si la sociedad es justa o injusta, si la gente merece segundas, terceras o cuartas oportunidades y si todos tenemos derecho a cambiar, de eso va esta historia.

Por lo que le damos a La Naranja Mecánica un 8 de 10.

Nota, calificación de la película
Te la recomiendo

No es una película para todos los públicos y todas las sensibilidades.

Quien quiera expandir la historia puede leerse el libro, que no es muy largo y es bastante entretenido, a excepción por el uso abusivo de la jerga Nadsat.

Y ahora, dejo el apartado final para la gloriosa banda sonora.

«Yo, yo, yo. ¿Qué hay de mí? ¿Dónde entro en todo esto? ¿Soy un animal, o un perro? ¿No soy más que una naranja mecánica?»

BSO La naranja mecanica

Que haya música clásica en un film de Kubrick no es nada extraño (2001: Una Odisea del espacio).

Pero esta vez, tiene un papel protagonista.

Rouslan Raychev, Ludwig Van Beethoven o Gioachino Rossini, nos acompañan durante todo el viaje de Alex, primero como algo bueno y luego como algo malo.

La película también cuenta con el compositor Wendy Carlos, que es el encargado de la música electrónica que suena en el film.

Yo os voy a dejar con la canción de la intro llamada, “Funeral of Queen Mary” (El funeral de la Reina Mary), compuesta por Henry Purcell a finales del siglo XVII y remasterizada electrónicamente por Wendy Carlos.

Y ahora hermanos, decidme, ¿Qué es lo que más os impacto de la Naranja mecánica? Por el amor de Bogo, decídmelo en los comentarios.

Sed libres de hacer vuestras propias valoraciones.

«Lo que he escrito, escrito está. Podemos destruir lo que hemos escrito, pero no podemos borrarlo».

Deja un comentario