Nicky, La aprendiz de bruja (Crítica)

Nicky, La aprendiz de bruja (Crítica)

Nicky, la Aprendiz de bruja (Crítica)

«Cada uno tenemos que encontrar nuestra propia inspiración y a veces no es nada fácil».

Úrsula
Título original: Nicky, La aprendiz de bruja – 魔女の宅急便 (Majo no Takkyūbin) – Kiki: Entregas a domicilio – El delivery de Kiki (El servicio de correos de la bruja).
Año: 1989
País: Japón
Director: Hayao Miyazaki
Música: Joe Hisaishi
Reparto: Kiki (Nicky), Jiji, Tombo, Osono y Ursula.
Género: Anime, aventuras.
Sinopsis: Kiki acaba de cumplir 13 años y debe empezar su aprendizaje como bruja, para ello decide emanciparse de sus padres y marcharse a la ciudad, pero las cosas no saldrán como ella esperaba.

Kiky: Entregas a domicilio es en algunos aspectos una película reciclada de “El castillo en el cielo”.

¿Y por qué digo esto?

Bueno el parecido entre las protagonistas es innegable, aunque también es cierto que las chicas que aparecen en las películas de Estudio Ghibli se parecen mucho entre ellas.

Otra cosa que utilizan, son algunas de las partituras de Joe Hisaishi, de ahí que me recordará tanto al anterior trabajo de Hayao Miyazaki.

Dejando esto de lado, vamos a centrarnos un poco en el argumento, que lo veo bastante interesante.

Nicky, La aprendiz de bruja Argumento

Kiki (o Nicky en España) es una bruja (de parte de madre) y al parecer cuando una bruja cumple 13 años debe pasar un año fuera de casa para aprender a valerse por sí misma.

En cierto sentido me recordó bastante a Harry Potter, pero esta tiene algunas diferencias.

Lo primero de todo es que las habilidades de Kiki son, volar en una escoba y hablar con su gato negro, Jiji, aparte de eso no puede hacer otra cosa, como lanzar hechizos y cosas por el estilo.

No sabemos, si con el tiempo, las brujas de este relato serán más poderosas, a su madre solo la vemos hacer pociones en una especie de laboratorio (muy parecido al de Nausicaä del Valle del viento).

Al llegar su cumpleaños, Nicky emprende su viaje a la gran ciudad, con poco dinero, pero con mucha ilusión.

Nicky, la aprendiz de bruja Crítica película
De reparto

Cuando Kiki llega a su nuevo destino, no consigue adaptarse muy bien y tiene dificultades para hacer amigos, además apenas tiene dinero.

Afortunadamente, conseguirá trabajo en una panadería y vivirá en la casa de esa familia, por fin conocerá a gente amable.

La dueña, llamada Osono, está embarazada y le viene muy bien que ella pueda repartir el pan, aunque al final, Nicky repartirá lo que sea.

Entre reparto y reparto, conocerá a Ursula, una pintora que vive en una cabaña en el bosque y que se convertirá en su amiga y a Tombo, un simpático chaval que se enamorara de kiki.

Pero algo extraño le pasará y sus poderes desaparecerán, pasando así por una crisis emocional.

Para arreglarlo, pasará unos días con Úrsula y le dará unos consejos.

Pintura de Nicky la aprendiz de bruja
Úrsula, amiga, pintora y consejera.

Al final, Nicky recuperará sus poderes para salvar a Tombo, que está a punto de caerse de un teledirigible (un zeppelin) debido a un accidente aéreo.

Esto lo convertirá en una heroína y conseguirá ser muy famosa.

Lo que le ayudará en su negocio de entregas a domicilio.

Además, se ve cómo consigue adaptarse a la vida de la ciudad y hacer amigos.

La película termina con Kiki enviándoles una carta a sus padres contándoles lo feliz que es.

Kiky: Entregas a domicilio (Crítica)

Artísticamente, la ciudad he de reconocer que me ha gustado mucho de lo bien ilustrada que está, además coge el estilo conceptual Europeo de los años 60 y 70, con paisajes muy bonitos.

En los distintos carteles que aparecen en el film, me he fijado que están en italiano, en francés y en alemán.

Igual Miyazaki hizo un tour por Europa y de ahí cogió la inspiración.

Concepto artístico de una ciudad europea
Una ciudad muy Europea

Respecto al argumento, me asombra que nadie se sorprenda de que Nicky sea una bruja o pueda volar, pero entiendo que en ese mundo al parecer es factible.

Yo la encuentro una película muy entrañable y con un guion bien definido, tiene valores que a los niños (y no tan niños) nos vendrá bien recordar; como la amabilidad, el esfuerzo, la amistad o la adaptación a nuevos entornos.

En realidad la película refleja más el mundo de hoy, que el de 1989.

Kiki podría ser perfectamente, una repartidora de los tantos que hay hoy en día con el auge del comercio electrónico.

Incluso se puede considerar una crítica al precario sistema laboral de los jóvenes.

Dicho esto (igual me estoy yendo mucho del tema), encuentro a Nicky, La aprendiz de bruja, una película muy afectiva que todos podemos disfrutar, por lo que le otorgamos un 8/10.

Nota, calificación de la película
Te la recomiendo

Esta fue la primera película del Studio Ghibli en triunfar fuera de Japón gracias a que Disney la distribuyó por Estados Unidos y consiguió una gran recepción.

Para el que le interese, decirle que la historia está basada en el libro Nicky, la aprendiz de bruja; de la escritora japonesa Eiko Kadono, ganadora del Premio Hans Christian Andersen y autora de diversos libros de novelas infantiles.

Canción de Nicky, la aprendiz de bruja

Os dejo con la canción final “I’m gonna fly” (Yo voy a volar), que me ha gustado mucho.

Esta es la versión española y la canción fue realizada por Disney en su primera distribución en VHS y DVD.

Nicky, La aprendiz de Bruja canción español

Tengo entendido que en las nuevas versiones la han eliminado, pero no sé el por qué (igual por derechos de autor).

Y ahora dinos ¿Qué te pareció el servicio de correos de la bruja? ¿Contratarías el Kiki’s Delivery Service?

En los comentarios puedes dejarnos tu opinión sobre la bruja más simpática y su gato Jiji.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *