Navegando por
Etiqueta: Clint Eastwood

Ruta Suicida (Crítica) The Gauntlet

Ruta Suicida (Crítica) The Gauntlet

Ruta Suicida, está dirigida por el mismo Clint Eastwood y nos cuenta las mil peripecias que vive Shockley (Eastwood) junto a Mally (Sondra Locke).

Lo mejor sin duda de todo el metraje son los diálogos entre Clint y Sondra que junto a la química que transmiten hacen un dúo perfecto.

No olvidar que por aquel entonces eran compañeros sentimentales.

En cuanto a la acción, lo que más puedo destacar es que no hay ningún efecto por computadora y eso le da más mérito y realismo.

Se crítica la manera en que los policías actúan, «se les paga por disparar, no por pensar», y así se ve en la última escena, todas sus caras reflejan que no saben realmente lo que está ocurriendo.

Sin perdón (Crítica) Los imperdonables

Sin perdón (Crítica) Los imperdonables

Yo creo que cuando Clint Eastwood rodó “Los imperdonables” no pensó que pudiese tener tanto éxito y menos aún que se llevaría dos estatuillas doradas por esta película.

Es una película que lo tiene todo; grandes actores, grandes interpretaciones, grandes diálogos, una gran historia para contar, una gran banda sonora, gran fotografía, gran dirección…. es decir, una obra maestra.

Ahí vemos como un chico que antes se las daba de matón y de prepotente, ahora se arrepiente por haber matado a alguien, sabiendo y sintiendo las consecuencias de sus actos.

Y por supuesto, no olvidarnos del final, desde que entra en el bar hasta que se despide en el caballo es sublime.

Quién es el dueño de esta pocilga. Tú bola de grasa, ¡contesta!

Me gusta esa escena porque realmente te dan ganas de vivir ahí una temporada y desconectar.

Sin perdón es una película dura y seria, nada de chistes malos y bromas que hacen que pierda calidad.

En Los imperdonables es capaz de sacar una gran soundtrack del oeste, con una canción principal que hace que se te ablande el corazón y te lleve a tu niñez.

Gran Torino (Crítica)

Gran Torino (Crítica)

Gran Torino para mí, es la obra cumbre de Clint Eastwood.

Aquí se demuestra su veteranía como actor-director y como, sin contar con un gran reparto de estrellas, puedes llevar a lo más alto una película.

A Walt Kowalski no le importa mostrar su racismo o ignorancia.

Él sabe lo que hace y porque lo hace.

El Torino es esa máquina que tanto aprecia es como un nexo de unión entre dos mundos distintos, dos culturas tan diferentes, el futuro y el pasado.

Aunque mucha gente discrepa de la película por su lenguaje, en mi caso el esfuerzo de Clint Eastwod de seguir dirigiendo y actuando con la edad que tiene me merece todo el respeto del mundo.