Navegando por
Etiqueta: Drama

2012 película crítica y opinión

2012 película crítica y opinión

Hace ya mucho tiempo que pasó, pero seguro que muchos aún se acuerdan cuando se empezó con la absurda teoría de que el mundo se iba acabar en el 2012 (algo parecido a lo del año 2000).

La profecía maya decía que en el solsticio de invierno del 2012 el mundo llegaría a su fin.

Pues bien haya por el año 2009 a un iluminado de Hollywood con la excusa de sacar dinero, habrá dicho.

¿Ey, ya que todo el mundo habla del tema? Por qué no hacemos una película.

Y así fue como surgió este engendro de “película” (si es que se le puede llamar así) llamado 2012.

Único testigo – Testigo en peligro (1985)

Único testigo – Testigo en peligro (1985)

Único testigo o Testigo en peligro (Hispanoamérica) es una película que pasa desapercibida ante el abultado abanico de cortometrajes del actor de Illinois.

Si bien no considero que sea su mejor película, si me gusta ver a Harrison Ford en otro tipo de registros que no sean los de ciencia ficción o aventuras.

El buscavidas de Paul Newman Crítica

El buscavidas de Paul Newman Crítica

El buscavidas, es sin duda un película que yo la catalogo dentro del grupo de «grandes clásicos monumentales».

La película empieza presentándonos a Eddie «Relámpago» Felson (Paul Newman) y su manera de vivir, ganando dinero de bar en bar mediante el juego del billar.

Con este arranque vemos lo ingenioso que es Eddie a la hora de ganar dinero y su indiscutible talento en el juego.

La partida no tiene más que tres personajes: Relámpago Eddie, El Gordo y la mesa de billar y es ahí donde descubrimos verdaderamente a los personajes.

Están hechos sin duda el uno para el otro y son los momentos que están juntos cuando se producen las escenas más dramáticas y los diálogos más espléndidos de la película.

El otro aspecto es la actuación de Paul Newman mientras expone todo ese pedazo de diálogo, solamente mirando su cara ves como va sintiendo todo lo que dice, digno de Óscar, ni más ni menos.

En ese momento Eddie, lleno de ira, consigue el carácter necesario para poder enfrentarse a Bert, un carácter que antes no poseía y que lo ha conseguido valiéndose de la muerte de Sarah.

Es increíble que un actor llegué a meterse de una manera tan profunda en un personaje que acabe pareciendo que él mismo sea el personaje, perdiendo su propia identidad.

La ley del silencio (1954) Película Crítica

La ley del silencio (1954) Película Crítica

La ley del silencio es probablemente una de las mayores obras maestras del cine clásico.

Yo, personalmente, las veces que la he visto no sabía nada acerca de lo que hizo el director, pero ahora que lo sé, sigo valorándola de la misma manera, ya que cuando yo veo una película me importa poco si el director es un demonio o un santo, lo que me importa es que me guste.

Todos los aspectos de la película son geniales, tanto la magnífica fotografía de Boris Kaufman en blanco y negro que recrea perfectamente ese ambiente de los suburbios neoyorquinos, como la inmejorable banda sonora de Leonard Bernstein.

La manera de grabar las escenas, con esa duración plano por plano dejando que los actores potencien su interpretación es colosal, ya que la plantilla de actores que posee a su cargo es demoledora.

En mí caso, elijo «La ley del Silencio» y a «Marlon Brando» como el actor que se comió la pantalla, en cada escena y en cada momento de una manera magistral.

Si te has quedado con ganas de saber más este es el principio de «On the Waterfront».

Adivina quién viene a cenar esta noche (Crítica)

Adivina quién viene a cenar esta noche (Crítica)

Adivina quién viene a cenar esta noche es una película que cuando la terminas te deja con un agradable sabor de boca.

Son de esas películas que no te hacen perder el tiempo y que además de entretenerte y hacerte reír, al final te dejan un mensaje.

Lo que convierte el final de “Adivina quien viene a cenar esta noche” en una de las escenas más míticas del cine.

Vidas Rebeldes (1961) Crítica

Vidas Rebeldes (1961) Crítica

Una de las películas más infravaloradas que realizó el director John Huston dentro de su filmografía.

De ahí, que el argumento trate a tres personajes que no encajan en la sociedad, tres personas que van deambulando sin encontrar un sitio o alguien que les comprenda y lo más curioso, es que los mismos tres actores vivían la misma situación en la vida real.

Marilyn interpreta a Roslyn y con ella nos regala una interpretación desgarradora y sacada de los más dentro de ella mismo, con una sensibilidad extrema.

Se nos muestra con una belleza que supera a todas sus anteriores películas, ya que con cada año que pasaba y cada película que hacía, se mostraba mucho más atractiva.

El segundo aspecto que hace que la película tuviera un «aire maldito» es el hecho de que una vez terminó el rodaje, los tres actores acabaron muriendo al poco tiempo y por lo tanto, cuando vemos esta película realmente estamos ante un testamento, nos estamos despidiendo de tres grandes actores y por esa razón, a mí me transmite una sensación bastante rara cada vez que la veo.

Por lo tanto, estos tres actores, incomprendidos por la sociedad, interpretan a tres personajes que están pasando por su misma situación.

Quién teme a Virginia Woolf análisis sistémico (reseña)

Quién teme a Virginia Woolf análisis sistémico (reseña)

Sabes que has estado viendo durante todo el metraje algo poco positivo pero al mismo tiempo te das cuenta que has visto una gran película, no una simple historia del montón.

Eso es lo que pasa cuando ves ¿Quién teme a Virginia Woolf?

Solamente llevaba 15 minutos cuando me di cuenta de que estaba ante una película de peso.

Hay que saber, que el origen de la película es teatral y por lo tanto, su esencia no son los efectos especiales ni las tonterías esas, aquí se basa en el diálogo y la interpretación y sinceramente lo bordan.

Toda la película, si os fijáis, transcurre de noche, y es durante toda la noche cuando ambos están agrediéndose verbalmente sin miramientos, no hay luz ni esperanza en mejorar su situación.

Sobre el significado del nombre de la película es un juego de palabras que viene de una canción de Disney y la escritora Virginia Woolf.

Una impresionante obra del cine sobre las relaciones personales y como gestionarlas.