Lluvia Negra (Crítica) Black Rain

Lluvia Negra (Crítica) Black Rain

Lluvia negra (Crítica)

«A veces, solo tienes que ir a por ello» – Nick Conklin (Michael Douglas)

Título original: Lluvia Negra – Black Rain
Año: 1989
País: Estados Unidos y Japón.
Director: Riddley Scott
Música: Hans Zimmer
Reparto: Michael Douglas, Andy García, Kate Capshaw, Ken Takakura, Yūsaku Matsuda, John Spencer y John Costelloe.
Género: Policíaca, acción, suspense.
Sinopsis: Nick Conklin (Michael Douglas) y Charlie Vincent (Andy García) son los encargados de custodiar un peligroso yakuza hasta Japón para entregarlo a las autoridades.
Una vez en Osaka el detenido conseguirá escapar con ayuda de sus compinches, en ese momento los dos policías se encargarán de atraparlo y se verán envueltos en una guerra entre bandas como nunca habían vivido.

 

«Lluvia negra» no es nada del otro mundo, es la típica película que se realizaba en los 80 y 90 y que se enfocaba en el crimen organizado.

En este caso la mafia japonesa, conocida como los Yakuza.

El film es un intento de thriller policíaco que queda muy desdibujado porque lo que importa es la acción y no el misterio del caso y como resolverlo.

Tampoco es muy emocionante lo que van a buscar, dos placas para poder copiar dolares, es cierto que si las tienes puedes hacerte inmensamente rico falsificandolos, pero no es algo por lo que el espectador vaya a mostrar mucho interés.

Al final se basa más en una película de acción y tiroteos que en otra cosa.

Lluvia negra de Ridley Scott
Motos y katanas en Black Rain

Por otra parte, «Lluvia Negra» no esta mal como película para pasar el rato, es entretenida y tiene una buena banda sonora compuesta por Hans Zimmer.

Dejando de lado la acción que es lo que más se busca en este tipo de cine, ponerse en la piel de Nick y ver que han matado a tu amigo debe ser traumático (aunque la verdad no se nota), es como una cabezonería entre resolver el caso y vengar a tu amigo.

Respecto al final puedo decir que no esta mal, Nick decide arrarestar al Yakuza y no consumar su venganza sangrienta y acaba con un «happy ending» ayudando a su compañero japones Masahiro Matsumoto con aquello que andaba buscando, las placas para hacer dinero.

De ahí que le diga:

«Si tienes las dos planchas y buenos contactos se acabaron todos tus problemas, ¿Quién iba a enterarse?»

Por si te interesa, la canción que suena al final es «I’ll be holding on» («Estaré aguantando») de Gregg Allman.

Pese a no ser una de las grandes producciones de Scott la película no esta mal, es entretenida y debido a la acción no se hace pesada, cierto es que necesita mejores actuaciones y un guión más pulido, pero bueno es pasable, por lo que le damos un 7/10.

Nota, calificación de la película
Nos gustó, te gustará

Antes de terminar me gustaría comentar que el actor que hacía del Yakuza fugado (Sato) murió a causa de un cáncer de vejiga el 9 de noviembre de 1989, un mes antes de que se estrenará el film.

Se llamaba Yūsaku Matsuda y no dijo nada porque quería rodar el film y según comento «Así voy a vivir para siempre».

Por lo que recordar su trabajo en estas últimas líneas.

Y ahora danos tu opinión sobre el film, ¿Qué te pareció lluvia negra? ¿te parece justa la nota que le hemos dado?

Déjanos tus impresiones en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *