Memorias de una Geisha Crítica (película) e historia real (libro)

Memorias de una Geisha Crítica (película) e historia real (libro)

Memorias de una Geisha (Crítica e historia real)

«Ella se pinta el rostro para ocultar su rostro, sus ojos son como el agua profunda, el deseo no existe para la geisha, el sentimiento no existe para la geisha. La geisha es una artista del mundo etéreo; ella baila, canta, te entretiene todo lo que quieras. Lo demás son sombras, los demás es secreto».

Título original: Memorias de una Geisha – Memoirs of a Geisha
Año: 2005
País: Estados Unidos y Japón.
Director: Rob Marshall
Música: John Williams
Reparto: Ziyi Zhang, Ken Watanabe, Michelle Yeoh, Randall Duk Kim, Gong Li, Kōji Yakusho, Youki Kudoh, Suzuka Ohgo, Karl Yune y Samantha Futerman.
Género: Románica, Drama.
Sinopsis: Unas niñas son vendidas en el Japón de 1929.
A través de Chiyo, viviremos su experiencia desde niña hasta convertirse en Geisha.
Conoceremos sus ambiciones y sus miedos por alcanzar la felicidad en un mundo cambiante.

No soy muy dado a las películas románticas, pero he de decir que Memorias de una Geisha es una película muy consolidada, con un gran guion y con una historia que enternece a cualquiera que la vea.

La película está basada en la novela de Arthur Golden, libro que se publicó en 1997 y que rápidamente se convirtió en un best seller.

Primero voy a hacer la crítica la película y luego os contaré la historia real en la que está basada.

Memorias de una Geisha Análisis (Film)

La historia nos traslada al Japón de 1929, de esto se habla poco en la novela, pero fue una época muy convulsa en Japón.

La primera guerra mundial había finalizado 10 años antes (donde Japón no tuvo nada que ver), pero el país estaba sumido en una depresión económica y política muy fuerte, donde los casos de corrupción eran notables.

Durante los años 20 y 30, Japón se armó militarmente e invadió Corea y parte de China hasta los acontecimientos de la segunda guerra mundial.

Lo que quiero decir, es que nuestra protagonista, Chiyo, vivió una época donde sus padres se vieron obligados a venderla junto a su hermana para poder subsistir.

A esto hay que añadirle que Japón tenía una educación muy anclada al pasado, pero al mismo tiempo avanzaba muy deprisa tecnológicamente.

En la película hay un momento que se escucha la radio de fondo y se habla de como Alemania se queja del pago de guerra que tiene que hacer para compensar a Francia y Gran Bretaña por la derrota en la primera guerra mundial y que sería el germen de la siguiente.

Memorias de una Geisha actores
Actriz Suzuka Ōgo

Ahora que ya os he puesto un poco más en contexto, vamos con la historia principal.

Chiyo es vendida a una Okiya (una casa para Geishas)-

Es como una escuela, donde las niñas aprenden todo lo necesario para ser una Geisha.

Las más mayores, a veces, también viven allí, como es el caso Hatsumoto.

Una geisha no tiene la necesidad de vivir allí eternamente, puede comprar su libertad si su “danna” paga un precio elevado por ella.

Al final, son como una inversión.

Pero ¿Qué es realmente una Geisha?

Bueno, muchos pensarán que es una prostituta, pero en realidad son mucho más que eso.

Una Geisha es instruida en el arte de la danza, de la poesía, la caligrafía y los buenos modales.

Es más bien, una dama de compañía y generalmente solo acaban con un hombre, el llamado “danna”.

El baile que realiza Sayuri en la película, está basado en la historia de un cortesano cuya esposa muere de frío mientras su esposo va a ver a su amante (Geisha).

«Recuerda, Chio, las Geishas no somos cortesanas, ni tampoco esposas. Vendemos nuestra destreza, no nuestro cuerpo. Creamos un mundo secreto, un lugar en el que solo hay belleza. La palabra geisha significa artista; ser geisha, es ser juzgada como una obra de arte en movimiento. Para nosotras, agonía y belleza van de la mano, tus pies sufrirán, tus dedos sangrarán, incluso sentarse y dormir será doloroso».

¿Y qué es una danna?

Un danna es un hombre que paga por la Geisha.

Hacen un pago único por conseguir su virginidad y al mismo tiempo su posesión.

La Geisha no hace todo lo este le dice, no es una sirvienta, es más bien una amante.

Es aceptado por la sociedad nipona que los hombres ricos tengan una o más Geishas y estas quedan con su “danna” ocasionalmente.

Al mismo tiempo, este les suele regalar regalos y les suele asignar una cantidad de dinero.

Argumento

Entrando en el análisis del film, vemos como Chiyo siendo una niña se enamora del presidente del país, del que no sabemos su nombre y al que simplemente se le llama “Presidente”.

Esto ocurre en un encuentro en el puente donde este último le compra un helado y le da dinero.

Los años pasan y Chiyo empieza a instruirse como Geisha de la mano de Mahema que decide adoptar a Chiyo como “maiko”.

Una “maiko” es una aprendiz de Geisha.

Entre todo este embrolló habrá una pelea interna en la Okiya por parte de Hatsumomo, la geisha más veterana.

Una persona que odia a Chiyo por haber arruinado su relación de amor con un chico hace varios años.

Reparto en memorias de una geisha Sayuri Chiyo
Un odio eterno

Chiyo además tendrá ahora una relación de amistad con el Presidente y con su amigo Nobu, ella sigue enamorada del Presidente, pero sabe que tiene muy complicado que se fije en ella.

Al poco tiempo, Chiyo cambia de nombre por el de Sayuri, algo normal cuando se convierten en Geisha y al mismo tiempo pierde la virginidad con el doctor Cangrejo, al haber pagado por ella.

Entre tanto los americanos invaden Japón y Sayuri (Chiyo) se va a vivir a un pueblo apartado donde consigue sobrevivir.

Años más tarde, Nobu, el amigo del Presidente vuelve a por ella.

En ese momento le piden que vuelva a hacer de Geisha para ganarse el favor de los americanos y hacer negocios con ellos.

La intrincada historia de amor

Esta parte es de las mejores del film, porque es cuando vemos que toda la historia cobra sentido.

Aquí hay 3 persona, Sayuri (la gesiha), el Presidente y Nobu (el amigo del Presidente).

Este último, Nobu, esta locamente enamorado de Sayuri, a él nunca le han gustado las Geishas, pero en los años anteriores se enamoró de ella.

Este intenta que se acueste con el americano para ver si se la puede quitar de la cabeza, pero no puede.

En un momento de rabia, le confiesa su amor por ella, pero este no es correspondido.

Por lo que le dice a “calabaza”, su a amiga de la infancia, que le traiga a Nobu para que así la vea con el americano y se olvide de ella.

Pero “calabaza” le trae al Presidente.

¿Por qué le traiciona calabaza?

Porque estaba resentida con ella al haberle quitado el título de Geisha años antes.

Final de Memorias de una Geisha
La transformación de Calabaza

¿Cuál es el final de Memorias de una Geisha?

Hay que entender que el Presidente le debía la vida a Nobu y que por ello no se había atrevido a acercarse a Sayuri, por su amistad con él.

Pero en el momento final, Sayuri le confiesa su amor al Presidente desde que le compró el helado siendo aún una niña.

Y este le confiesa su amor por ella, que se acuerda de la situación y que además, fue él quien hizo que Mahema fuese su instructora.

Es por ello que hizo que Nobu también la protegiese cuando llego la guerra.

En realidad, el Presidente ha velado por ella todo este tiempo.

En ese momento se dan un beso, sellando su amor.

«No le puedes decir al sol, más sol, ni a la lluvia, menos lluvia, para un hombre, una Geisha solo puede ser media esposa, somos las esposas del anochecer, y aun así, descubrir la amabilidad después de tanto desprecio, comprender que una chiquilla con más valor del que ella misma sabía, iba a descubrir que sus oraciones recibían respuesta, ¿no puede eso llamarse felicidad?, después de todo, estas no son las memorias de una emperatriz, ni de una reina, estas son otra clase de memorias».

Memorias de una Geisha historia real

El libro está basada en la vida real de “Mineko Iwasaki” una mujer nacida en 1949.

Como comprobareis por las fechas, el libro no es 100% real.

Arthur Golden entrevisto a varias Geishas para saber sobre su modo de vida, pero con Mineko cometió un error.

Y es que, su nombre aparece en la parte de “Agradecimientos” de su libro.

En realidad, la mayor parte del libro es ficción, lo que sí que es cierto, es el modo que tiene de retratar a las Geishas; su modo de vida, su educación o el hermetismo que existe en esta profesión.

También es verdad, que Mineko Iwasaki fue la Geisha más famosa de todo Japón a principios de los años 70.

Es más, llegó a bailar para la Reina Isabel II de Inglaterra.

La verdadera historia detrás de Memorias de una Geisha
Mineko Iwasaki

El libro es bastante difamatorio con la realidad contada por sus protagonistas reales, por lo que Mineko tuvo que escribir su propia autobiografía para defenderse del libro y de la película, ya que no les ocurrían cosas como vender su virginidad.

A día de hoy, el oficio de Geisha sigue existiendo y es muy respetado.

Ella son artistas del baile, de las ceremonias del té, de la poesía, de la música (El shamisen) y de otras artes tradicionales japonesas.

Crítica a Memorias de una Geisha (Película)

El libro y la película tienen algunas diferencias, pero nada reseñable que altere el argumento principal y eso es algo a valorar, porque siempre es difícil plasmar la esencia de un libro en una película.

Como curiosidad solo os diré que en el final de Memorias de una Geisha, en la versión de la novela, se expande más la historia.

Chiyo se convierte en “la danna” del Presidente y se va con él a New York.

Ella decide abrir una casa de té para empresarios japoneses en Nueva York, por lo que salva la imagen del Presidente en Japón, donde estaría muy mal visto que tuviese una Geisha.

Sobre el reparto de actores, solo decir que me ha parecido excelente.

Todos hacen un papel espectacular y no tengo nada que achacarle a nadie, excepto por un detalle.

Aquellos que hayamos visto la versión original nos daremos cuenta que está rodada íntegramente en inglés.

Es decir, todos los personajes hablan en inglés, esto para mi es un gran error y quita mucha credibilidad a la película, porque no se entiende que cuando llegan los americanos ellos hablen inglés perfectamente cuando nunca han hablado una lengua extranjera.

También hubo algo de controversia en la elección de actores, ya que al parecer algunos no son japoneses, es más, la protagonista, Zhang Ziyi es de China.

Personalmente me es indiferente, ya que los rasgos físicos son los mismos y no creo que a día de hoy nadie se tome en serio esas tonterías.

Sobre la película creo que ya no puedo decir nada más, la historia es perfecta y está muy bien construida, cada actor hace muy bien su papel y además la banda sonora es espectacular (ahora hablaremos de ella).

Por nuestra parte, Memorias de una Geisha se lleva un 9 de 10.

Nota, calificación de la película
Tienes que verla

Las personas que adoren las películas románticas tienen que ver este film y a los que no, también se la recomiendo porque aprenderán mucho sobre las Geishas y la cultura japonesa.

Memorias de una geisha BSO

Escuchar la banda sonora de Memorias de una Geisha es toda una delicia.

El compositor John Williams lo ha vuelto a hacer, ha conseguido crear unas canciones que se adaptan perfectamente a lo que ofrece el film.

Me encanta que use instrumentos y melodías asiáticas para componer la música, una soundtrack que se percibe de inmediato y que te transporta al lejano oriente con mucho sentimiento.

Dinos ¿Qué opinas de las Geishas? ¿Crees que eran prostitutas o algo más que eso?

¿Qué te pareció la película?

En los comentarios de abajo puedes dejarnos tus opiniones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *